Bibliotecas públicas y bibliotecas escolares: una colaboración imprescindible