Una reconsideración de la excelencia visible en la educación superior: la escucha empática